Tiempo de lectura: < 1 minuto

 

Aquí tienes la cuarta ola del feminismo:

Lo que está sucediendo ahora da la sensación de algo nuevo. Es definido por la tecnología: Herramientas que están permitiendo a las mujeres construir un movimiento online fuerte, popular, reactivo. Es tan popular que a veces da un poco de miedo.  Girlguiding UK lanzó una campaña y distintivo activista en 2013 y una encuesta entre visitantes de la web para madresMumsnet  mostró que el 59% se consideraban feministas, el doble de las que consideraban que no lo eran. Bates dice que para ella, el feminismo moderno se define por su pragmatismo, inclusión y humor. “Creo que tiene realmente los pies en el suelo, que es realmente abierto” dice, “y se trata de gente diciendo “Aquí hay algo que para mí no tiene sentido, pensaba que las mujeres tenían los mismos derechos, voy a hacer algo para solucionarlo”.

“Campaigners from Object” y “Turn Your Back On Page 3”
Protesta fuera de las oficinas de the Sun.
Fotografía: Leon Neal / AFP / Getty Images

Extracto traducido y adaptado del artículo original publicado en The Guardian.

Escrito por Kira Cochrane.

Bienvenida

«Aquí tienes la cuarta ola del feminismo:

Lo que está sucediendo ahora da la sensación de algo nuevo. Es definido por la tecnología: Herramientas que están permitiendo a las mujeres construir un movimiento online fuerte, popular, reactivo. Es tan popular que a veces da un poco de miedo.

Girlguiding UK lanzó una campaña y distintivo activista en 2013 y una encuesta entre visitantes de la web para madres, Mumsnet  mostró que el 59% se consideraban feministas, el doble de las que consideraban que no lo eran. Bates dice que para ella, el feminismo moderno se define por su pragmatismo, inclusión y humor. “Creo que tiene realmente los pies en el suelo, que es realmente abierto” dice, “y se trata de gente diciendo “Aquí hay algo que para mí no tiene sentido, pensaba que las mujeres tenían los mismos derechos, voy a hacer algo para solucionarlo.»

Extracto traducido y adaptado del artículo original publicado en The Guardian.

Escrito por Kira Cochrane.