Category

Autogestión

Carreras en círculo por Cambridge Analytica

By | Análisis, Autogestión, Conversemos, Noticias, Redes Sociales, Tecnología | No Comments
Tiempo de lectura: 3 minutos

Desde hace días una noticia central anda en rondando todos los muros de Facebook y es tema de conversación en todas partes: la participación de Cambridge Analytica en la utilización ilegal de información obtenida de usuarios de Facebook para la campaña presidencial estadounidense de 2016.

Hay tanta información y al mismo tiempo tan escueta, que poco se logra transmitir sobre la relevancia de este suceso. Es inevitable sentir esa sensación de engaño y despojo cuando los titulares se centran una y otra vez en que se manipuló la opinión pública y ello llevó a la silla presidencial a Tr*mp, incluso se contempla que en México también hayan contratado sus servicios. Pero ¿queda claro por qué y cómo pasó todo esto?

Cuando alguien busca o tiene contacto con una fuente que consideran experta en estos temas, las respuestas agregan temor y responsabilidad a la carga anímica. La línea de conversación va sobre que la usuaria no sabe usar la plataforma, que le entrega sus datos a quien sea y en resumen, que es torpe y casi causante de todo esto.

Seguramente a mas de una le ha cruzado la idea de cerrar su cuenta de FB o de perdida, dejar de usarla en lo que se calman las cosas, porque ¿qué mas se puede hacer si por un lado nos dicen que la extracción o fuga de datos se realizó de manera tramposa y por otro, que nosotras se lo facilitamos porque no sabemos usar las herramientas? Hay poca información concreta y clara sobre qué hacer, si es que se puede hacer algo o ya mejor nos esperamos a que se nos pase el susto y regresamos “a la normalidad“.

Y es aquí justamente donde encuentro la relevancia del suceso: la desinformación como constante hace propicia la vulnerabilidad de nuestra información. En esta ocasión, se utilizó para conseguir el voto a favor de Mr. Orange, aunque cotidianamente se usa para vendernos cosas.

Para pasar de agente pasivo a sujeto activo, una clave es entender cómo funcionan las cosas y en este caso, internet (actualmente). No la imagines como una caja negra de contenido misterioso y desconocido. Basta que seas consciente de estos tres conceptos base:

  • Las plataformas como Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram, WhatsApp, etc y los buscadores como Google, Bing o Yahoo, son desarrollados por empresas que tienen como objetivo primario, colectar información para venderla.
  • Somos consumidores y productores de información al mismo tiempo. Con sólo tener una cuenta en cualquier servicio, vamos dejando rastro de lo que nos interesa, lo que nos disgusta, nuestras ideas, miedos, propósitos, etc. Cada post, cada interacción, cada visita, cada búsqueda, cada conversación son datos que se transforman en mercancía.
  • Borrar el rastro que hemos dejado es casi imposible, pero sí podemos minimizar el rastro futuro. Todas las plataformas tienen políticas de privacidad, términos y condiciones. Todas proveen un panel de control para la configuración. Todas envían notificaciones de lo que van a hacer y… ¡todo eso viene en formatos poco entendibles, saturados, incómodos para leer y muchas características pensadas en que las saltemos!

Así que aquí es donde empieza tu participación consciente: qué tanto necesitas que sepan dónde vives, trabajas o estás; para qué darle acceso a todos sobre lo que opinas, haces, piensas, quieres; qué tanto usas el login automatizado para entrar a otras aplicaciones, es evidente que por comodidad lo haces, sólo tenlo presente y pregúntate con frecuencia si quieres mantener vinculadas las cuentas de tantos servicios o aplicaciones en una sola plataforma. Explora la configuración, no vas a descomponer la plataforma ni a dañar tu computadora, teléfono o tableta por cambiar algo. Y en caso de que algo le moviste y no está resultando como esperabas, acércate a redes de mujeres que seguramente te ayudarán. No estás sola.

Si no damos paso a la autogestión del uso de cualquier cosa que se conecte a internet, ese temor o sensación de vigilancia se disipará y la normalización y el control de otros tomará su lugar.

Creer en nosotras, fundamental en un ambiente que da poca credibilidad a mujeres

Creer en nosotras, fundamental en un ambiente que da poca credibilidad a mujeres

By | Autogestión | No Comments
Tiempo de lectura: 3 minutos

En la semana leía un artículo en NPR sobre gaslighting -que se define como el esfuerzo que hace un machista por imponer su creencia a una mujer, sin importar que esa mujer tenga los datos, hechos y argumentos que prueben lo que dice-.

En un principio creí que sería un disertación sobre lo extendida que se ha vuelto esta práctica, o cuánto se detecta últimamente, quizá por la mayor conciencia sobre los derechos de las mujeres y la lucha continuada para lograr mejoras al respecto.

Pero no. En realidad la escritora explicaba que, cuando tenía 16 años, ella y una amiga estaban sentadas en un parque cercano a un río, en unas piedras que estaban muy cerca del agua. A mitad de la conversación un hombre completamente desnudo, se comenzó a acercar a ellas, haciendo todo lo posible para que lo notaran (y sus miserias).

La autora del post explicó que en ese momento se sintió atrapada. Mientras ella le gritaba al tipo, ambas chicas se levantaron de las precarias rocas en las que estaban para correr hacia el bosque y al estacionamiento del parque. Denunciaron ante la policía y después de eso no volvieron a hablar del asunto.

La duda, común entre todas nosotras

Lo que pasó después es lo que muchas hemos hecho alguna vez en nuestra vida: con el paso de los días comenzó a dudar de sí misma. Se preguntó si quizá el tipo no iba hacia ellas, si salía de nadar del río cercano, si estaba ahora mismo riéndose de las chicas que pensaron que quería hacerles algo, etc.

Es impresionante cómo dudar de las palabras de las mujeres es tan común, tan normalizado, que NOSOTRAS mismas también lo hacemos, incluso con algo que hemos vivido directamente.

Comenzamos a racionalizar si esa mirada que le captamos a un compañero de trabajo en verdad es malintencionada, si la mano de un profesor por demasiado tiempo en nuestro hombre realmente fue algo más, incluso si los gritos o ‘piropos’ callejeros fueron hacia nosotras, más que a otras personas.

Al dudar de lo que vivimos, de lo que vemos, estamos inadvertidamente siguiendo el mismo juego a todos los que de por sí dudan de nosotras, de los que incluso nos culpan por cualquier cosa que nos ocurra.

Definitivamente no podemos permitir que esto pase. No le demos armas a todos esos que están muy dispuestos a callar nuestra voz. Digamos lo que vimos, lo que vivimos, lo que nos ocurrió, lo que no se hizo por ayudarnos cuando tuvimos necesidad.

Incluso, démosle el beneficio de la duda a cualquier mujer que tengamos alrededor que acuse que vivió un acoso o cosas peores. ¿Cómo, de otra manera, vamos a lograr que nos escuchen? ¿Cómo vamos a sentirnos cómodas denunciemos algo que nos ocurrió? Y, más importante que otra cosa, ¿cómo vamos a evitar que más cosas pasen en el futuro si no creemos a quienes les ocurren y su denuncia?

Por supuesto que cuando hay una denuncia (sobre todo las más graves, las que llegan a ámbitos legales) se debe buscar que exista una investigación imparcial para encontrar lo más posible en cuanto a evidencia.

Pero no es imparcial desde un primer momento ponerse del lado del victimario y a casa paso del camino tratar de tirar la versión de la víctima. Es desgastante y llega a grados absurdos (veáse el video para ver una situación donde a propósito se presenta ese absurdo) esta aproximación. Ni siquiera está apoyado por estadísticas este tipo de actitudes, porque definitivamente no es algo fácil de denunciar.

Ninguna actitud que no minimice y desecha lo que tenemos que decir es aceptable. Y hacerlo hacia nosotras mismas y entre nosotras mismas es todavía más deprimente.

Feminismo y cómo elegir las causas que verdaderamente importan

Feminismo y cómo elegir las causas que verdaderamente importan

By | Autogestión | No Comments
Tiempo de lectura: 2 minutos

A lo largo de varias semanas he estado en contacto con diversos grupos de mujeres a las que admiro por sus convicciones, por su ideal de luchar por causas justas, no solo las que afectan a las mujeres, sino cualquier causa social que valga la pena.

Los temas importantes son muchos, como lo hemos discutido extensamente: directamente los que tienen que ver con derechos humanos, con los derechos de las mujeres dentro de esta área, hasta los que están relacionados con justicia, dignidad humana, rendición de cuentas, participación ciudadana, derecho a la salud, entre muchos otros.

Hemos debatido, dentro de estos grupos, sobre una situación que nos ha llegado a pasar a todas: a veces acabamos distraídas con los temas más ruidosos, más llamativos mediáticamente, pero que a la larga son los menos relevantes, trascendentes y en los que vale la pena poner energía.

Pasar de largo ante lo no relevante y buscar lo trascendente

Pero aún, al interactuar en redes sociales nos encontramos con los típicos interlocutores (hombres o mujeres por igual) que no comprenden siquiera el movimiento feminista, que sólo buscan provocar, insultar, atacar, pero no tienen ni la más mínima intención de debatir. Y, por desgracia, son tan ruidosos, son tan insistentes, incluso llevan a cabo ataques orquestados, que nos perdemos tratando de defendernos o, peor, de convencerlos.

En mi opinión: no vale la pena. Aparte de los cinco minutos que toma analizar su mensaje (es decir, determinar si esa persona tiene cierta apertura para debatir y no viene a atacar simplemente) y el posible tiempo que toma bloquearlos (y si son especialmente violentos, reportarlos) deberíamos evitar darles nuestro tiempo, nuestra paz, nuestra atención siquiera.

Como bien dice el dicho: “don’t feed the trolls”. Y los trolls lo primero que buscan es esa atención. También pueden buscar otros objetivos, como asustarnos, callarnos y, sí, distraernos.

Cuando el argumento no llevará a ninguna parte

Y no, tampoco digo que todos los que lleguen sean trolls. Pero algunos son personas que ni siquiera quieren entender a otro ser humano. Simplemente quieren sacarse, quizá, una frustración o únicamente reafirmar lo que ya piensan usando cualquier medio necesario para arrollarte a ti, no importa lo bien planteada y fundamentada que sea tu idea.

Tampoco puedes aprender nada de ell@s, excepto lo “creativos” (es un decir) que pueden ser en sus insultos y descalificaciones.

¿Para qué concentrarse en estos individu@s? Hay causas que vale la pena realmente dedicarles todo lo que tengamos a la mano: tiempo, esfuerzo, difusión. Desde la continua desaparición de mujeres en México (en esta semana, nada más, se supo dos chicas de 15 años o menos, Claudia Carolina y Mariana Lizeth) hasta la constante violación de nuestros derechos en todo tipo de áreas.

Y causas así, que requieren constancia, existen muchas en México y el mundo. Quizá no con todas podamos hacer algo, a lo mejor sólo difundirlas y esperar que hagan suficiente ruido como para que los responsables o quienes sí pueden actuar lo hagan, pero al menos habremos elegido bien nuestras más importantes batallas.

Acciones para existir de manera sana y segura en los espacios digitales

By | Autocuidado, Autogestión, Ciberactivismo, Educación, Feminismo, Guías, Redes Sociales, Seguridad, Tecnología | No Comments
Tiempo de lectura: 1 minuto

El pasado 27 de julio asistí al FemHack, un evento impulsado por SocialTIC a través de Ciberseguras. El arranque fue maravilloso: mediante un ejercicio de introspección compartimos nuestras experiencias, miedos y prácticas de uso en Facebook. Entre los relatos de las asistentes hubieron grandes coincidencias y se revelaron algunas prácticas –un tanto complicadas– como mantener 2 o mas perfiles para filtrar contactos y contenido.

Punto de partida.

Ya usamos la plataforma, es parte de nuestras actividades cotidianas desde hace varios años, por eso la importancia de conocer y comprender cómo funciona, identificar los cambios que se le realizan y aprender a usar la configuración del perfil de acuerdo a nuestras necesidades, porque la autogestión y el autocuidado son nuestras acciones para existir de manera sana y segura en los espacios digitales.

Como parte del ejercicio principal de revisión sobre nuestros hábitos de uso y evaluar la depuración del contenido que tenemos en ese servicio, iniciamos con identificar qué es lo que nos preocupa de usarla hasta medir qué tanto de lo publicado debería continuar ahí.

Acá les compartimos el ejercicio:

Puedes descargarlo aquí.

Tómate un tiempo para revisar tu perfil y tu actividad para que elijas qué dinámicas modificar y cuáles conservar.  Visita frecuentemente la sección de configuración, las aplicaciones a las que les has dado autorización para que usen tus datos personales otorgados a Facebook y las sesiones que tengas abiertas. Compártenos tus tips de seguridad también.

La buena noticia, es que hay mas opciones para socializar que FB y en próximas notas las describiremos.

Violencia en los espacios públicos digitales

By | Autogestión, Definiciones, Guías, Legal, Redes Sociales | One Comment
Tiempo de lectura: 10 minutos

© Depositphotos.com / HighwayStarz

La manera en que se manifiesta la violencia ha evolucionado y se ha adaptado a las nuevas formas de comunicación, es así que a través de las interacciones en redes sociales o en plataformas de mensajería instantánea, se generan diversas formas de violencia, entre ellas destaca la exposición pública de fotografías o videos sexuales de mujeres, que son divulgadas sin consentimiento, las que a su vez se convierten en un medio de acoso, hostigamiento, chantaje e incluso, extorsión. Este tipo de violencia, está considerada dentro de la violencia de género, ya que las mujeres son las principales víctimas.

Aunque aún hace falta legislar sobre el tema, en México, existe normativa que brinda protección jurídica a las mujeres de este tipo de violencia. Por ejemplo, la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos, expone una sanción con pena de 15 a 30 años de prisión y de un mil a 30 mil días multa, al que se beneficie de la pornografía, las exhibiciones públicas o privadas de orden sexual. Esta Ley sanciona aún y cuando exista el consentimiento de la víctima toda vez que dicho consentimiento puede estar viciado o condicionado a razón de enamoramiento de quien realiza la exhibición. Por otro lado, cuando no se tiene la identidad de la persona que publicó las imágenes sexuales, la policía cibernética puede localizar la ubicación e identidad de quien comete el delito, comúnmente conocido como Ciber Acoso, sin embargo, sabemos que existen otras variantes que aun no están catalogadas ni reconocidas en el sistema judicial, es por ello, que de manera voluntaria, muchas mujeres reunieron esfuerzos colectivos para trabajar en la visibilización, prevención, así como para apoyar a las víctimas de violencia cibernética.

“Cuando alguien comparte imágenes íntimas de otra persona online sin el consentimiento de esa persona, los efectos pueden ser devastadores” | Jacqueline Beauchere

Por su parte, Microsoft desde el 2015 impulsó a través de Jacqueline Beauchere, directora de Seguridad en linea de la empresa, una forma para denunciar imágenes no consentidas y solicitar que sean eliminadas para frenar la difusión del contenido reportado.

Si eres usuaria de las siguientes plataformas, te decimos dónde puedes reportar y solicitar que eliminen contenido tuyo que no hayas autorizado a difundir.

Microsoft

Como Xbox Live o One DrivePuedes reportar en este formulario cualquier imagen tuya que haya sido difundida sin tu consentimiento y será eliminada, así como los enlace a fotos y vídeos en resultados de búsqueda de Bing.

Google

En sus políticas, Google aclara que eliminará “imágenes sexualmente explícitas o de desnudos subidas o compartidas sin tu consentimiento”. Para hacerlo, Google facilita este formulario. Cuando te pregunten qué quieres eliminar, recuerda seleccionar la opción “Una imagen de mí mismo”. Recuerda tener a mano la URL del material que quieres eliminar y las URL de las páginas de resultados de búsqueda de Google que contienen los enlaces a las páginas web mencionadas.

Yahoo!

Este buscador tiene un formulario de denuncia donde pide que:

  • Si tienes la información, reportes el “Yahoo ID” (nombre de usuario de Yahoo!) de la persona que publicó el material sin tu autorización.
  • Enviar el URL de los resultados donde aparece el material.
  • Enviar el URL del contenido que estás reportando.
  • Lista de  los términos de búsqueda con los que aparece el material.

Lamentablemente, Yahoo! no tiene ni el formulario ni los términos de referencia en castellano. Asimismo, debes tener en cuenta que es posible que más adelante en la investigación te pidan tu identidad real, a través de la copia de la foto de un documento de identidad (pasaporte, licencia de conducir, documento de identidad local).

Facebook

Facebook es uno de los pocos sitios que tienen información en castellano para reportar este tipo de contenido. Hay dos opciones que puedes tomar de forma separada o en conjunto:

  • Reportar fotos o videos que infrinjan sus normas comunitarias. Esta es la ruta a seleccionar: Creo que no debería estar en Facebook > ¿Cuál es el problema con esta foto? > Se trata de desnudos o pornografía (ejemplos, actos sexuales, personas prostituyéndose o fotos en las que aparezco desnudo).
  • También puedes reportar a la persona en Facebook que está compartiendo el contenido. Antes de enviar el reporte, ve al perfil de la persona y copia su URL de Facebook y su dirección de correo electrónico. Este formulario se puede usar aún si no eres usuaria de Facebook.

Recuerda que si quieres emprender acciones legales, es posible que necesites una captura de pantalla u otro registro de la publicación. Para eso Facebook te orienta a cómo hacerlo. En la mayoría de los casos, en Facebook declaran que desactivarán la cuenta como castigo por compartir imágenes íntimas sin permiso.

Facebook también usa tecnologías de comparación fotográfica para evitar que la foto disputada sea nuevamente compartida en la misma red social como en otros sitios de Facebook (Messanger e Instagram, particularmente). Esto es un avance, porque así al fin se evita que la víctima tenga que denunciar la foto todas las veces que aparezca en estos servicios. Además, si la denuncia es errónea, existe la posibilidad de apelar la decisión. Con todo, en Take Back The Tech hay todavía algunas dudas con las nuevas medidas de Facebook.

Twitter

También tiene información en castellano sobre su política contra este tipo de publicaciones, pero los formularios están en inglés, lo que dificulta todo. Esta plataforma ofrece dos opciones.

  • Denunciar específicamente el material gráfico abusivo; en otras palabras, denunciar el twitt mismo.
  • Denunciar a la cuenta que sube el material abusivo (selecciona la opción An unauthorized photo or video of me). Acá, no se aceptan capturas de pantalla (lo que significa en la práctica que una cuenta abusiva que borre la evidencia después de un tiempo no puede ser denunciada) y te pedirán URLs específicas, así como tendrás un espacio para describir mejor el problema.

Instagram

Compartir fotos o videos de desnudos o con contenido sexual supone una infracción de las normas comunitarias de Instagram. Declaran que pueden eliminar toda la publicación si las imágenes o los subtítulos asociados infringen sus normas. No obstante, no hablan particularmente del caso de material gráfico sexual no consentido.

  • Si tienes una cuenta en Instagram, hay una opción integrada en la aplicación para reportar material y usuarios (Reportar – Es Inapropiado – Desnudos o Pornografía). Instagram declara que cuenta con un equipo internacional que revisa estos reportes y trabaja con la mayor celeridad posible para retirar el contenido que incumple sus normas.
  • Si no tienes una cuenta en Instagram, o si quieres reforzar la denuncia, puedes reportar el material completando este formulario.

Cuando completes el reporte, proporciona toda la información que sea posible, como enlaces, nombres de usuario y descripciones del contenido, de tal modo que ellos puedan encontrarlo y revisarlo rápidamente.

Youtube

Youtube tiene una mezcla de información en inglés y en castellano. Sus “Normas de Comunidad” (que están en inglés) dicen dos cosas: por un lado, no puedes publicar un video en Youtube de contenido pornográfico aunque sea un video de ti misma; por otro, también está duramente penalizada la invasión de privacidad de otros, llegando a prohibir a esos usuarios permanentemente de Youtube.

No obstante, no hay información para denunciar específicamente publicación de videos sexuales no consentidos. En ese contexto, puedes tomar los siguientes caminos:

  • Puedes reportar videos, canales, lista de reproducción y hasta comentarios (Mas > Denunciar > Contenido sexual explícito > Imágenes de desnudos u otro material de carácter sexual).
  • A veces es posible que debas informar más de una pieza de contenido o presentar un informe más detallado para la revisión de Youtube. La empresa pone a disposición para eso “Herramientas de informes”. De nuevo, el problema es que no queda claro qué opción debe seleccionar la víctima. Suponemos que la opción es “Acoso y ciberacoso” (podemos pensar que lo que sufre es la “Sexualización no consentida, incluido el acoso sexual de cualquier tipo”), luego seleccionar “Un usuario me está acosando en YouTube”, y seleccionar los videos que se quieren denunciar.
  • También creemos que se podría iniciar un “Proceso de reclamación de privacidad” en el que se considera que “Si alguien publica de forma malintencionada un vídeo tuyo o en el que se te insulta, puede considerarse acoso”. Te van a pedir que te contactes con el usuario que ha subido antes el video, aunque si sigues con el reclamo te aseguran que quien ha subido el material nunca tendrá acceso a tu nombre ni contacto. Si te sientes amenazada, te recomendamos no ponerte en contacto con tu acosador y directamente denunciarlo a Youtube. Si sigues con el reclamo, debes aclarar que es tu imagen la que se revela, además de tener claro la URL (y ojalá el momento mismo donde sales en el video). Prometen que la persona que subió el video tiene 48 horas para tomar alguna medida.

Pinterest

En su “Política de Uso Aceptable“, la empresa aclara que permite la desnudez parcial y ciertas imágenes sexualizadas pero no permiten imágenes con contenido sexual explícito. No obstante no hay una mención ni tampoco una herramienta particular para la publicación de pornografía no consentida. Así, la empresa ofrece una sola opción:

  • Denunciar un Pin. Tienes que estar registrado en Pinterest (o por algún servicio de Google) y seleccionar la vaga opción “Vulnera las políticas de Pinterest”, luego haz clic en “Desnudez o Pornografía”. Este reporte será revisado por el equipo de Pinterest y de eliminar el Pin lo hará también en cualquier tablero secreto al que pertenezca. Pero ojo: ten en cuenta que reportes de denuncia no significan la eliminación automática del Pin o del perfil de alguien, primero revisarán los informes para decidir si algo debe borrarse.

Snapchat

Snapchat aclara que la aplicación “intenta detectar los screenshots y notificar al autor del Snap, pero esto no siempre funciona a la perfección. Y no te olvides de que tus amigos también pueden tomar una imagen con otra cámara”. Snapchat NO habla de pornografía no consentida. Sí habla de que no se puede compartir contenido sexualmente explícito que incluye Snaps que representen actos sexuales reales o tácitos, o desnudos en un contexto sexual. Además aclara que “si rompes estas reglas, podríamos eliminar el contenido ofensivo o cerrar tu cuenta. Si cerramos tu cuenta, no se te permitirá volver a usar Snapchat”.

En ese contexto, las herramientas que ofrece son pocas y en inglés:

Cuando denuncias por pornografía (“Report a safety concern” > “A story I viewed” > “A Snapchatter’s Story” > “It contained nudity”), te va recomendar primero que bloquees la cuenta que posteó ese material. En ese mismo formulario, solo si haces clic en “¿Aún necesitas ayuda?”, te pedirá información (en inglés) para hacer un reporte de la cuenta que subió el material. Requerirán varios datos personales tuyos y el nombre de usuario de la cuenta que quieres reportar, su edad (!) y una descripción del problema.

Flickr

En sus Normas de Comunidad, se declara: “Flickr también cuenta con una política de tolerancia cero en lo que respecta a compartir contenido adulto o sexual de otra persona sin el consentimiento de dicha persona (pornografía no consensuada).” Lamentablemente, la información para reportar tu caso está en inglés:

  • Desde una computadora, debes ir a la foto o video que quieres reportar y al final de esa web (en la parte negra del footer), hacer clic en “Denunciar Abuso”. Luego, selecciona la opción “Intimate content posted without my consent” (sí, está en inglés). Lamentablemente, las instrucciones están en inglés. Para comenzar su investigación, Flickr te pedirá tu nombre completo y datos de contacto, una descripción detallada de la preocupación (que en esta mezcla de idiomas suponemos que se puede hacer en castellano) y la URL (s) del contenido.

WordPress

Las pautas para las y los usuarios de WordPress están en inglés. Allí se aclara que no está permitido compartir  información personal de alguien sin su consentimiento, lo que incluye “imágenes desnudas privadas no autorizadas”. No obstante esto, no hay una opción particular que hable de publicar material gráfico sexual no consentido. En este contexto, WordPress te permite:

  • Enviar un formulario de reporte del caso. Como no hay una opción sobre publicación no autorizada de material íntimo, suponemos que la opción más ajustada es “This content is abusive”. Al marcar la opción, debes incluir una descripción del problema (te recomendamos poner claramente que hay imágenes desnudas privadas no autorizadas). Suponemos también que, lamentablemente, el reporte debe ser en inglés.

Tumblr

Las Normas de la Comunidad de Tumblr establecen “No publiques contenidos pornográficos sin el consentimiento expreso de las personas implicadas. En otras palabras: fotos o vídeos privados realizados o publicados de forma no consensuada”. Para denunciar este tipo de violaciones, Tumblr te permite:

  • Reportar una invasión a la privacidad a través del siguiente formulario, hacer clic en que la intromisión te afecta directamente a ti, y luego hacer clic en la opción “Alguien ha publicado mis imágenes privadas”. Ojo, Tumblr no te pide que describas el caso. Pero sí te pide, además de tu nombre y correo electrónico, que acredites tu identidad con la foto de tu documento de identidad y si no lo tienes a la mano puedes enviar una foto con un cartel “Tumblr, this is me” (!). La empresa pide que no nos preocupemos, que “la mantendremos en privado” :S

Blogger

Blogger, de propiedad de Google, dice explícitamente en su “Política de Contenido“: “No publiques ni distribuyas imágenes de desnudos privadas ni sexualmente explícitas sin el consentimiento de las personas que aparecen”. En este contexto, Blogger te permite:

  • Completar un formulario para denunciar si alguien ha posteado imágenes o videos explícitos sin tu consentimiento. Tristemente esta  herramienta está en inglés. Recuerda que implícitamente te piden antes comunicarte con el administrador de la web que subió el contenido (aunque hay una opción de “no quiero comunicarme con él”); y entre otros datos, deberás completar la URL de la web donde aparece el contenido y la URL del video o foto. Ojo, te piden probar tu identidad como denunciante adjuntando “una copia clara y legible de su licencia de conducir válida, tarjeta de identificación nacional, pasaporte u otra identificación con foto”.

Pornhub

Aquí está la declaración de Pornhub: “En caso de ser víctima de la venganza, chantaje o intimidación a causa de un vídeo o una foto porno tuya, en nuestros sitios y que no autorizaste, por favor completa el siguiente formulario y vamos a eliminar el contenido de manera expedita”.  De esta manera, este sitio web te permite:

  • Completar un formulario para denunciar publicación no consentida de contenido sexual donde apareces. Está en castellano y debes tener la URL del contenido que deseas eliminar, contestar NO en la pregunta “¿Has aceptado la distribución de este contenido?” y dar una razón del porqué quieres que se elimine. Esto no significa que se bloquee el usuario que subió el material, ni que se elimine ese material de otras web de usuarios de Pornhub que lo puedan haber replicado. Ojo además que el formulario no funciona con navegadores como Firefox

Y aquí, una pequeña lista en Facebook de a quienes acercarse para recibir atención y acompañamiento en esos momentos tan complicados:

SOS. Ciberchantaje
Frente Nacional por la Sororidad
Somos la Cuarta