Category

Estadísticas

Las madres trabajadoras beneficia a hijas e hijos

Las madres trabajadoras benefician a sus hijas e hijos

By | Estadísticas | No Comments
Tiempo de lectura: 2 minutos

Estados Unidos. Ese país que muchos quieren creer que es la cuna de todas las libertades y del progreso, pero… muchas veces las cosas no son como parecen.

En cuestión de progreso para las mujeres, por ejemplo, existen muchas situaciones en las que muchas de ellas deben luchar día a día no sólo con las dificultades comunes de la vida diaria, sino con las actitudes que hacia esas actividades tienen otras personas.

Por ejemplo, recientemente se reveló que en Estados Unidos unas 25 millones de madres viajan, trabajan y progresan en sus carreras gracias a su esfuerzo, además de, obviamente, seguir criando a sus hijos (idealmente no solas, pero muchas definitivamente como madres solteras).

Sin embargo, un tercio de los estadounidenses, según un estudio de 2015 de Pew Report, a pesar de que las madres trabajadoras son una realidad y para muchas es necesario trabajar, consideran que la situación ideal para los niños más pequeños es aquélla donde las mujeres no trabajen en lo absoluto.

No se puede comprender cómo en pleno 2018 existen ideas así, además de que no se considera la situación económica de las madres que trabajan, pues quizá no es una opción, sino una necesidad. Y, evidentemente, no se dice lo mismo de los padres: sólo 4% dice que los padres no deberían trabajar cuando tienen niños pequeños.

Beneficios de las madres trabajadoras

Pero, les guste o no que las mujeres trabajen, los beneficios para los hijos no sólo son económicos. Investigaciones más recientes (de abril) encontraron que los hijos de madres trabajadoras llevan al crecer una vida diferente que los de madres que se quedan en casa y no realizan ningún trabajo externo, pagado (porque las labores del hogar SON trabajo).

Sobre todo las niñas: las mujeres que crecieron con madres trabajadoras tienen a su vez carreras (mucho más que quienes no) y también tienen trabajos mejores y con mayor paga (23% más de sueldo, para ser exactas).

Además, estos resultados también se reflejan de forma similar en países desarrollados, pues 21% de las mujeres cuyas madres tenían trabajos de supervisión tienen un mejor sueldo, comparado con 18% de las que tuvieron madres que no trabajaron externamente.

Los hijos, por otro lado, se vuelven hombres que hacen más labores de la casa y cuidan más de sus hijos si sus madres tuvieron una carrera: ocho horas a la semana más que los hijos de madres que no trabajaron fuera de su hogar.

Y no es de extrañar: al parecer los hijos que madres trabajadoras tienen puntos de vista más igualitarios, sobre todo si ven que ambos padres trabajan y se reparten las labores del hogar equitativamente.

No significa, en ningún modo, que las madres que trabajan externamente, por un pago, sean “mejores” que las que trabajan administrando las labores de la casa. Simplemente esta investigación sirve como un ligero empujoncito de ánimo a aquellas madres que dejan a sus hijos todas las mañanas pensando si no los estarán dañando o siendo “malas madres” como les dicen algunos. No es así. Pasa justo lo contrario.

Neutralidad en la Red | Libro elaborado por Derechos Digitales

By | Análisis, Difusión, Estadísticas, Legal, Tecnología | No Comments
Tiempo de lectura: 2 minutos

Este texto está elaborado por Derechos digitales (@derechosdigital) en conjunto con el colectivo brasileño Intervozes (@intervozes), el cual documenta la reglamentación y aplicación de la ley sobre el uso de tecnologías en Chile, Colombia, Brasil y México.

En nuestro país, aproximadamente 57% de la población es usuaria de internet, de acuerdo con datos recopilados por la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Según el 13o Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de internet en México 2017, realizado por la Asociación de Internet .mx y por el Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec), el perfil de usuario con mayor acceso a la internet en México era de personas entre 12 y 17 años de edad (21%), mayoritariamente mujeres (51%) residentes en el área centro sur del país, denominada así por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que incluye la Ciudad de México, Morelos y el Estado del México.

El local más utilizado (82%) para la conexión era el domicilio, seguido por “en cualquier lugar” por medio de varias tecnologías en dispositivos móviles. De ese total, la conexión Wi-Fi contratada era la más utilizada (82%). El dispositivo preferido de acceso era el smartphone (90%) seguido de laptop (73%).

El uso de redes sociales permanece como la principal actividad online, así como el envío de correo electrónico y la búsqueda de informaciones. En el año 2016, ocurrió un aumento de las compras y del uso de servicios financieros en línea. En materia de participación, seis de cada diez entrevistados por el estudio en pauta a confirmaron usar la internet como método para obtener informaciones sobre los procesos democráticos del país. En este sentido, la búsqueda más frecuente (85%) era sobre las propuestas de campañas, que eran consultadas en redes sociales (97%). Facebook permanece como la red social más consultada seguido por WhatsApp y Youtube.”

Siendo las mujeres poco mas de la mitad de la población mexicana usuaria de internet, nos sabemos las mas participativas en investigación, análisis y difusión de información. Conocer qué tan neutra es la red, nos brinda un escenario mas completo para diseñar estrategias acordes al contexto para nuestro ciberactivismo.

El texto completo lo puedes descargar👉 AQUÍ👈

NeutralidadeRedeAL_SET17
Adolescentes se ven a sí mismas como feministas… en Gran Bretaña

Adolescentes se ven a sí mismas como feministas… en Gran Bretaña

By | Estadísticas | No Comments
Tiempo de lectura: 3 minutos

Más adolescentes se llaman a sí mismas “feministas”, mucho más que “ambientalistas” o “intelectuales”, de acuerdo a una encuesta realizada por la compañía de investigación de marketing ICM para el Servicio Nacional de Ciudadanía, un programa de empoderamiento de la juventud en Gran Bretaña.

Estos números son alentadores (incluso si son de una región al otro lado del Atlántico) pues indican que existe cierta penetración del término “feminista” como un movimiento válido, con el que se pueden identificar y que no tienen miedo de decirlo.

Otra porción de las adolescentes, además, se dijeron “deportistas” o “lectoras ávidas de libros”.

También dijeron que muchas veían lo que las celebridades tomaban como causa o bandera y lo tomaban en cuenta al definirse ellas mismas.

¿Por qué es esto interesante?

Bueno, resulta que, aunque a muchas feministas de cepa les parezca que las celebridades muchas veces toman una postura muy light respecto a las causas, las personas jóvenes efectivamente las toman como modelo a seguir.

Así, señalaron que entre sus modelos a seguir más influyentes se encontraban personas como Emma Watson. Y esto lo respondieron hombres y mujeres.

Emma Watson fue elegida como la celebridad más influyente entre 43 actores y actrices, músicos, atletas e influenciadores notables.

Watson incluso derrotó a otro ícono feminista: Beyoncé.

Entonces, aunque su feminismo pueda parecer light, al menos está causando un cambio de actitud hacia este movimiento y sus objetivos entre los jóvenes.

Razones de la admiración por Watson

Los adolescentes afirmaron que admiraban a la ex alumna de Hogwarts por usar su celebridad para lugar contra los prejuicios basados en el género.

La elogiaron por no tener miedo de expresar sus puntos de vista, así como por usar la popularidad que ganó para una causa importante.

Watson se mostró como una orgullosa feminista desde que se asoció con las Naciones Unidas como una Embajadora de Buena Voluntad para Mujeres en su campaña HeForShe en 2014.

Sin embargo, no siempre fue tan abierta en identificarse con el movimiento. A Watson le aconsejaron incluso no incluir el término en su discurso ante la ONU porque en cierta forma “excluía” y la idea era incluir a tantas personas como fuera posible.

Pero Emma ha logrado mostrar que el feminismo es un movimiento incluyente, que únicamente pide que las mujeres sean consideradas seres humanos con todos los derechos y no ciudadanas de segunda.

Y las adolescentes han percibido que la actriz sí se ha esforzado en generar un sentido de inclusión, incluso hablando de interseccionalidad, al mencionar también el racismo y de la homofobia, no sólo del feminismo.

En cuanto a los chicos adolescentes, sólo 5% se identificó como feminista. Su identificador más usado fue “gamer” (jugador de videojuegos). Aunque menor, ese 5% quizá en otras épocas no hubiera sido posible.

La encuesta también encontró que la juventud LGBT tenía 40% más posibilidad de identificarse como feministas que sus iguales heterosexuales.

El feminismo entre los jóvenes: por qué es importante

Aunque, como ya se dijo, esta encuesta sólo aplicó en Gran Bretaña, es interesante pensar qué tipo de educación, acceso a la información y discusión pública ha permitido que el feminismo llegue a las mentes de los jóvenes y lo consideren lo suficientemente positivo para identificarse con él.

Pensar que un movimiento social del tipo del feminismo, que busca que la mitad de la población esté al mismo nivel en derechos que el resto, tenga tan mala reputación en algunas zonas, confunde a cualquiera. ¿Cómo es posible?

Pero da esperanza pensar que, entre jóvenes que viven en una sociedad más abierta e informada, el movimiento puede llegar a ellos y ocasionar buenas acciones en un futuro.

Foto: Naciones Unidas

La ENDIREH, encuesta de INEGI que muestra la violencia a mujeres en hogares mexicanos

La ENDIREH, encuesta de INEGI que muestra la violencia a mujeres en hogares mexicanos

By | Estadísticas | No Comments
Tiempo de lectura: 3 minutos

Esta viernes se lanzaron los resultados de la Encuesta sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) en su edición 2016.

Esta encuesta “mide la dinámica de las relaciones de pareja en los hogares, así como experiencias de las mujeres en escuela, trabajo y comunidad”. Las ediciones previas se realizaron en 2003, 2006 y 2011. Es decir, con ella se puede medir la violencia en los hogares.

Medición más precisa… y alarmante

Entre otras cosas, se incorporaron situaciones específicas de violencia física y sexual, describiendo de forma más precisa las agresiones físicas y el medio usado para ello.

Es decir, a las mujeres encuestadas se les preguntó si habían sufrido pellizcos, jalones de cabello, empujones, bofetadas, golpes, patadas, ataques con arma punzocortante o de fuego.

En violencia sexual, se les preguntó sobre eventos como intento de violación, exhibicionismo o acecho y acoso sexual a través de medios electrónicos o virtuales.

También se contó con un grupo asesor de expertos y expertas en materia de violencia sexual para definir la ENDIREH 2016.

La encuesta tuvo como objetivo generar información sobre las experiencias de violencia que han enfrentado mujeres de 15 años y más, entre otras:

  • Por tipo de violencia: emocional, psicológica, física, sexual, económica o patrimonial
  • En relación de pareja y en ámbitos como el escolar, laboral, comunitario o familiar
  • Para estimar la extensión y gravedad de la violencia contra las mujeres

Así, se encuestó en viviendas a mujeres de 15 años y más que vivían en ellas.

En total se visitaron 142 mil 363 casas, del 3 de octubre al 18 de noviembre, con una tasa de respuesta de 85.7%.

¿Qué encontró la encuesta?

Los resultados no son nada alentadores, pero al menos -esperamos muchas- servirán para crear conciencia sobre la violencia que viven las mujeres día a día, ni más ni menos que desde sus hogares y en todos los ámbitos donde se desarrollan.

La encuesta encontró, por ejemplo, que entre las mujeres de 15 años o más:

  • 49% han vivido violencia emocional
  • 3%, violencia sexual
  • 0%, violencia económica, patrimonial o discriminación laboral
  • 34%, violencia física
  • 66%, al menos un incidente de violencia emocional, económica, física, sexual o discriminación, en al menos un ámbito, por cualquier agresor

En general, en los años que se ha realizado la encuesta, la violencia total bajó casi un punto porcentual (de 67% de mujeres sufriéndola a 66.1%).

Sin embargo, la violencia emocional y la física, sobre todo ésta última, han aumentado, pasando la primera de 46.1% a 49%, y la segunda de 23.6% a 34%.

Tanto la violencia sexual como la económica, patrimonial y discriminación bajaron 3 puntos porcentuales la primera y uno la segunda. No, no son buenas noticias tampoco, si se considera que más de 25% de mujeres han padecido estas violencias.

Los lugares con más violencia son, primero que nada, Ciudad de México, Estado de México, seguidos de Jalisco, Aguascalientes y Querétaro.

Los que menos registraron fueron San Luis Potosí, Tabasco, Baja California Sur, Campeche y Chiapas.

Sin embargo, en todos los estados la proporción de violencia no bajó de 52.4% de las entrevistadas, y en donde peor violencia se vive, se llega a un 79.8%.

¿Qué vamos a hacer?

Y así podemos seguir y seguir, revisando más y más datos de la encuesta, la cual, si quieren verla toda, se encuentra disponible en el sitio de Inegi.

Pero, ¿qué vamos a hacer como sociedad, como personas? ¿Necesitamos más evidencia de que esto sucede a gran proporción de mujeres? ¿Qué la violencia la realizan personas conocidas y cercanas las mujeres, en la mayoría de los casos, por ejemplo, en el hogar, la pareja, en la escuela, compañeros -hombres y mujeres- y maestros, en el trabajo, compañeros o el jefe?

¿Vamos a seguir volteando hacia otra parte? ¿Diciendo que son ideas de las mujeres? ¿Qué somos exageradas? ¿Que los hombres están cada vez más ‘limitados’ para ser ‘ellos mismos’, como si el acoso, la violencia y otras actitudes inaceptables fueran parte de su personalidad?

¿Qué vamos a hacer? Ojalá se respondiera pronto a estas preguntas.

La brecha salarial y algunos datos que demuestran el machismo nuestro de cada día

La brecha salarial y algunos datos que demuestran el machismo nuestro de cada día

By | Estadísticas | No Comments
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hoy leía en un grupo feminista en el que participo en Facebook que las mexicanas tendrán 22% menos pensión que los hombres mexicanos.

El artículo abundaba que para cuando las mujeres lleguen a una edad de retiro la pensiones, que serán insuficientes para todos, serán incluso menores para ellas.

La brecha salarial o “ya ves, ¿para qué naces mujer?”

No importa que una mujer haya tenido los mismos años de cotización y mismas condiciones laborales, lo que reciba en su retiro será menor, según la Consar, todo por, sí, adivinaron, la brecha salarial.

Esa situación “mítica” para algunos, en la cual, realizando el mismo trabajo, con puestos iguales, a las mujeres les pagan menos (o a los hombres más, depende cómo quieran verlo).

Además, como si no fuera suficiente, las mujeres vivimos más (porque el mito del “sexo débil”, también es eso, otro mito). Entonces, con menos salario hay que financiar más años de vida tras retirarse.

La discriminación por edad (otro “mito”) parece también tener un papel en esto, porque el estudio dice que desde que salen a trabajar hasta los 29 años de edad, salarios de hombres  y mujer crecen igual.

Pero a partir de los 29, la distancia entre lo que le pagan a un hombre y lo que le pagan a una mujer es cada vez mayor, hasta alcanzar 24% a los 47 años.

Y es que de los 29 años hasta los 47, los hombres ven aumentos salariales hasta ganar 33% más que en la edad inicial, mientras que las mujeres solamente ven aumentar sus ingresos 15%.

De ‘cuestiones biológicas’, “asertividad” y otras justificaciones que no justifican nada

Aquí seguro entrarán algunos a decir, cual ingeniero misógino y despedido de Google, que es una cuestión ‘biológica’, que las mujeres no saben ser asertivas y pedir aumentos, por ejemplo, que los hombres son más activos y participativos, por lo cual les reconocen más su aportación con mayor salario, etc., etc.

Pero yo no sé cómo alguien podría refutar a la Consar, que en el estudio afirmó que “la brecha salarial entre hombres y mujeres ha sido ampliamente documentada”.

Y eso que este país muchas veces se niega a reconocer la injusticia, aunque la tenga bajo las narices.

Ni hablemos de anécdotas, porque ¿qué mujer no se ha topado, al buscar trabajo, con las típicas preguntas “¿Eres casada?” para disimuladamente pasar a “¿Tienes hijos? ¿Planeas tenerlos? ¿Cuándo?”

Eso cuando tratan de disimular, porque también hay quien eso de la discriminación le suena a cuento chino también y de plano te dicen directo que si tienes hijos o planeas tenerlos, probablemente no te den el puesto.

Incluso aunque de forma probada y continuada demuestres que puedes hacer las labores que te piden y más, pedir un aumento aunque sea marginal (por ejemplo, acorde a la inflación) es recibido con malas caras, malos modos o, en algunas ocasiones, despidiéndote para contratar a alguien que no sea tan ‘exigente’ y solicite mayor sueldo por ser excelente en el trabajo.

Así las cosas en este mundo que para nada necesita al feminismo (nótese el sarcasmo).