Category

Redes Sociales

Fotógrafo es denunciado por acoso y abuso

By | Acoso Sexual, Denuncia Pública, Redes Sociales | No Comments
Tiempo de lectura: 2 minutos

“Me dijo que quería hacerme una sesión de fotos. Quedé con él y desde el principio no paré de sentirme incómoda. Todo el rato buscaba el contacto físico: me acariciaba la pierna, me decía que me sentara a su lado, me tocaba los labios…Yo me quitaba y creo que aunque no dijera nada estaba claro que no me sentía cómoda. Pero daba igual, él seguía insistiendo”.

 

La activista y modelo española Margalida María, (@margalidamariax en Instagram), recibió muchas historias como la anterior. Situaciones que muchas chicas le contaban sobre cómo habían sido acosadas por el fotógrafo en las sesiones de trabajo  Danilson Gómez, conocido en esa red social como @Longshoots_.

El inicio de esta serie de denuncias, se dió a partir del testimonio en el que Margalida María denunció a través de sus ‘stories’ desde su cuenta en Instagram, las acciones y actitudes poco profesionales de Danilson. En ese momento, empezó a recibir decenas de mensajes de otras mujeres que se habían sentido acosadas por el mismo fotógrafo.

Cada mensaje demostraba la forma repetida de proceder del fotógrafo: contactaba a mujeres a través de las redes sociales para proponerles una sesión de fotos, las invitaba a su casa, les pedía dinero por su trabajo y después terminaba por preguntarles si “nunca habían probado a un negro”.

Raquel Córcoles, conocida también como Moderna de Pueblo, brindó su apoyo a Margalida. Llama a Danilson, “Follógrafo” y compartió que el acoso que está recibiendo Margalida va desde el clásico “qué vas a ser modelo con lo fea que eres” hasta “no sabes cómo llamar la atención”.

Realizó una ilustración con el tema, misma que publicó en la red social, invitando a visibilizar la situación y a denunciar el acoso donde se presente.

“No son babosos, son acosadores. No somos tontitas y hemos empezado a hablar. Estés en la profesión que estés.”

Me ha indignado mucho ver lo que revelaba @margalidamariax sobre el acoso que han sentido muchas mujeres al trabajar con el fotógrafo @longshoots_ (podéis verlo en su stories) Ya le están cayendo mil insultos A ELLA. Desde el clásico "qué vas a ser modelo con lo fea que eres" hasta "no sabes cómo llamar la atención". Pero somos más las que te apoyamos, desde aquí te doy las gracias porque la única manera de que otras no pasen por experiencias asquerosas es que las que ya hemos pasado por ellas hablemos. Antes no era consciente de qué era un "abuso de poder" y ahora lo veo más claro que nunca. A los 20 años, cuando buscaba prácticas en el mundo de la publi, por ejemplo, me citó para una entrevista Mr.JefazoImportante y me hizo sentir que si le "bailaba el agua" conseguiría el puesto. "Eres muy guapa, como todas las que trabajan aquí.", me soltó a 10 cm de mi cara mientras me tenía en su despacho a oscuras cuando todo el mundo se había ido a casa. Salí de ahí y antes de llegar a mi casa vomité en la calle por el asco de lo vivido. Pero nunca pensé en que eso había sido un "abuso de poder". Me eché la culpa por ser tan inocente y tontita y simplemente pensé que era un baboso más. No son babosos, son acosadores. No somos tontitas y hemos empezado a hablar. Estés en la profesión que estés, #cuéntalo

A post shared by ModernaDePueblo (@modernadepueblo) on

 

Actualmente existe la cuenta @follografos_espana para denunciar públicamente los casos de acoso sexual y emprender medidas legales para frenar todo esto.


Actualización: Mayo 10, 2018.

Margalida ha cerrado su cuenta en Instagram, debido al acoso constante y creciente que ha recibido a partir de su denuncia.

Carreras en círculo por Cambridge Analytica

By | Análisis, Autogestión, Conversemos, Noticias, Redes Sociales, Tecnología | No Comments
Tiempo de lectura: 3 minutos

Desde hace días una noticia central anda en rondando todos los muros de Facebook y es tema de conversación en todas partes: la participación de Cambridge Analytica en la utilización ilegal de información obtenida de usuarios de Facebook para la campaña presidencial estadounidense de 2016.

Hay tanta información y al mismo tiempo tan escueta, que poco se logra transmitir sobre la relevancia de este suceso. Es inevitable sentir esa sensación de engaño y despojo cuando los titulares se centran una y otra vez en que se manipuló la opinión pública y ello llevó a la silla presidencial a Tr*mp, incluso se contempla que en México también hayan contratado sus servicios. Pero ¿queda claro por qué y cómo pasó todo esto?

Cuando alguien busca o tiene contacto con una fuente que consideran experta en estos temas, las respuestas agregan temor y responsabilidad a la carga anímica. La línea de conversación va sobre que la usuaria no sabe usar la plataforma, que le entrega sus datos a quien sea y en resumen, que es torpe y casi causante de todo esto.

Seguramente a mas de una le ha cruzado la idea de cerrar su cuenta de FB o de perdida, dejar de usarla en lo que se calman las cosas, porque ¿qué mas se puede hacer si por un lado nos dicen que la extracción o fuga de datos se realizó de manera tramposa y por otro, que nosotras se lo facilitamos porque no sabemos usar las herramientas? Hay poca información concreta y clara sobre qué hacer, si es que se puede hacer algo o ya mejor nos esperamos a que se nos pase el susto y regresamos “a la normalidad“.

Y es aquí justamente donde encuentro la relevancia del suceso: la desinformación como constante hace propicia la vulnerabilidad de nuestra información. En esta ocasión, se utilizó para conseguir el voto a favor de Mr. Orange, aunque cotidianamente se usa para vendernos cosas.

Para pasar de agente pasivo a sujeto activo, una clave es entender cómo funcionan las cosas y en este caso, internet (actualmente). No la imagines como una caja negra de contenido misterioso y desconocido. Basta que seas consciente de estos tres conceptos base:

  • Las plataformas como Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram, WhatsApp, etc y los buscadores como Google, Bing o Yahoo, son desarrollados por empresas que tienen como objetivo primario, colectar información para venderla.
  • Somos consumidores y productores de información al mismo tiempo. Con sólo tener una cuenta en cualquier servicio, vamos dejando rastro de lo que nos interesa, lo que nos disgusta, nuestras ideas, miedos, propósitos, etc. Cada post, cada interacción, cada visita, cada búsqueda, cada conversación son datos que se transforman en mercancía.
  • Borrar el rastro que hemos dejado es casi imposible, pero sí podemos minimizar el rastro futuro. Todas las plataformas tienen políticas de privacidad, términos y condiciones. Todas proveen un panel de control para la configuración. Todas envían notificaciones de lo que van a hacer y… ¡todo eso viene en formatos poco entendibles, saturados, incómodos para leer y muchas características pensadas en que las saltemos!

Así que aquí es donde empieza tu participación consciente: qué tanto necesitas que sepan dónde vives, trabajas o estás; para qué darle acceso a todos sobre lo que opinas, haces, piensas, quieres; qué tanto usas el login automatizado para entrar a otras aplicaciones, es evidente que por comodidad lo haces, sólo tenlo presente y pregúntate con frecuencia si quieres mantener vinculadas las cuentas de tantos servicios o aplicaciones en una sola plataforma. Explora la configuración, no vas a descomponer la plataforma ni a dañar tu computadora, teléfono o tableta por cambiar algo. Y en caso de que algo le moviste y no está resultando como esperabas, acércate a redes de mujeres que seguramente te ayudarán. No estás sola.

Si no damos paso a la autogestión del uso de cualquier cosa que se conecte a internet, ese temor o sensación de vigilancia se disipará y la normalización y el control de otros tomará su lugar.

Visibilizando el sexismo en los titulares de noticias deportivas

By | Medios, Noticias, Redes Sociales, Sexismo, Sororidad es | No Comments
Tiempo de lectura: 2 minutos

En el marco del 8 de marzo, la UNESCO lanzó una iniciativa para tomar acciones conjuntas contra el sexismo en los deportes. Con apoyo de la Universidad de Cambridge, crearon una extensión para el navegador Chrome que marca con morado palabras sexistas y con gris posiblemente sexistas (dependiendo del contexto) en las noticias deportivas que debieran centrarse en el desempeño y logros y no en temas como la apariencia, el vestuario, la maternidad o cualquier otra temática que distraiga o minimice su actuación profesional.

Sobre Serena Williams | The New York Times – julio, 2015 | Extracto

Para mostrar su funcionamiento también crearon el micrositio herheadline.com donde se muestran los extractos de noticias con contenido sexista y el medio de comunicación donde se publicaron. Por su parte, UNESCO también cuenta con el micrositio Get Involved donde enlista las acciones conjuntas para erradicar el sexismo en medios (al menos en cuanto a deportes) que tiene seis ejes de acción:

  • Descargar la extensión Her Headline directamente en la Chrome Web Store.
  • Utilizar el hash #HerMomentsMatter para compartir tarjetas de apoyo y videos que UNESCO creó para dejar constancia de los muchos eventos deportivos donde las mujeres se han destacado.
  • Responder un quiz para tomar conciencia de que sólo hay 4% de cobertura en eventos deportivos de mujeres.
  • Iniciar una conversación en redes sociales con el hash #WomenMaketheNews para visibilizar ésta problemática.
  • Descargar la carta preparada previamente y enviarla al Ombudsperson solicitando ver la misma cobertura de deportistas mujeres en los medios.
  • Escribirle una carta al editor del medio a elección para expresarle su opinión sobre el sexismo en el contenido de su medio.

Las consideraciones ante esta iniciativa, son:

  • Solo está disponible en inglés, por lo que el banco de palabras funciona únicamente en sitios con este idioma,
  • Que no se nos olvide que detrás de Chrome está Google y lo desconocido del alcance que tiene al acceder a nuestro historial en internet.

 

La misoginia como base de algoritmos de análisis de mensajes

By | Misoginia, Noticias, Redes Sociales | No Comments
Tiempo de lectura: 3 minutos

Desde 2012, de manera creciente se han manifestado diversas formas de violencia en línea. Entre las mas replicadas, están los discursos de odio. Existen diversos sectores vulnerables quienes son blanco de estos ataques. El incentivo: castigarles simbólicamente porque están fuera de la norma.

Con la idea de generar espacios incluyentes, diversas plataformas actualizan los algoritmos de análisis de texto para eliminar aquellos considerados lenguaje inapropiado, insultos, incitación a la violencia y discursos de odio con la intención de contribuir a que éstos no continúen reproduciéndose… o al menos eso dicen públicamente. Sin embargo, pocos son los resultados eficaces. Es conocido que en FB una de la plataformas con mas usuarios en el mundo occidental, existen innumerables grupos y páginas que incitan al odio (dejando de lado aquellas que difunden violencia, comercializan cuerpos o trafican con imágenes no consentidas).

Las mujeres en general somos objetivo predilecto de odiadores diversos, principalmente porque la misoginia es –aun– base cultural. Si además somos mujeres que nos manifestamos en contra de la normativa social actual, la cosa se pone peor. Los calificativos van desde invenciones de terminología hasta el uso del insulto como amenaza.

Como muestra de que la programación de los algoritmos está regida por la cultura misógina, basta darse cuenta de que en la práctica, los reportes sobre hostigamiento hacia perfiles, grupos o páginas de mujeres son prácticamente insuficientes para que pasen a revisión por humanos. Si acaso por número llegan a alertar sobre contenido inapropiado y reciben suspensiones automáticas. Casi nunca permanentes.

Es mas que destacable que en los glosarios de terminología están excluídas todas las palabras en todos los idiomas que refieran agresiones hacia las mujeres, no así cuando se refiere a expresiones hacia hombres (mas si son blancos), el argumento recurrente de la “falta de actualización” de estos glosarios, es que los regionalismos o slang hacen complicada la integración. Ya saben, los programadores sólo saben inglés.

A partir de #MeToo, las denuncias se hicieron cada vez mas y mas públicas, porque el acoso sexual, la extorsión y el chantaje solícito de intercambio sexual y el comportamiento inapropiado en ambientes sociales y laborales no es algo que recién suceda, sino que apenas se atreve a comunicar. Ante esas denuncias públicas como muestra de comprensión y apoyo solidario a quien compartía su experiencia, muchas mujeres escribieron ‘los hombres son basura’ en todas las lenguas y de inmediato, FB suspendía las cuentas de mujeres con notoriedad, basados en la cantidad de seguidores que tienen.

Así fue el caso de la feminista Judith Bosch al responder en un hilo de conversación donde empezaron a insultarla, ella escribió “eres un putero de mierda” y eso le valió la suspensión de su cuenta.

Un caso similar vivió también Marcia Belsky por su respuesta al abuso misógino que una amiga recibió, donde escribió literal “men are trash” y le suspendieron la cuenta durante 30 días.  Ella reveló en una entrevista al The Daily Dot que no sólo ha recibido “infracciones” por sus comentarios donde advierte sobre depredadores sexuales, sino incluso por chistes y comentarios inocuos. Es decir, ya la tienen en la mira un grupo de personas que se dedican a reportar sus publicaciones y como ha tenido sanciones previas, el algoritmo ya no hace una revisión mas exhaustiva, simplemente determina que los reportes son válidos y se trata de una reincidencia.

Kayla Avery dijo que rutinariamente la sancionan por comentarios como “los hombres son incendios de basura”, “lo peor”, “basura” y otros derivados. Después de varias suspensiones, Avery creó un proyecto comunitario llamado Facebook Jailed, destacando las historias de aquellos que sufren prohibiciones similares por publicar comentarios.

500 mujeres comediantes se reunieron el 24 de noviembre en un grupo privado de Facebook para organizar una protesta, publicando derivados de “los hombres son basura”, todas al mismo tiempo. El resultado: casi a todas fueron sancionadas por Facebook

FB por su parte, dijo días mas tarde que la eliminación de comentarios de Belsky fue un error y restablecieron algunos. Pero de acuerdo con publicaciones recientes de Avery, la comediante Elsa Waithe y otros, la plataforma no solo sigue prohibiendo a las personas publicar nuevos comentarios como “los hombres son basura”, sino que revisan activamente sus líneas de tiempo y eliminan publicaciones anteriores sobre hombres.

Es decir, que para estos casos en específico, FB sí asigna a personas a hacer revisiones manuales para aplicar censura, pero no para erradicar la violencia hacia las mujeres.

 

#25N Movilización Nacional Contra el Acoso Digital

By | Acoso Sexual, Autocuidado, Autodefensa, Campañas, Ciberactivismo, Denuncia Pública, Difusión, Eco, Feminismo, Legal, Medios, Políticas Públicas, Redes Sociales, Respuesta Pública, Seguridad, Tecnología | No Comments
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Hasta hace relativamente poco tiempo, la idea del acoso digital (en redes y medio electrónicos) y sus efectos parecían ser una más de las “desventajas” que supone ser habitantes de un mundo cada vez más conectado. La realidad es que el respeto a la privacidad, a la imagen pública y, sobre todo, a la seguridad de nuestra información, es un asunto serio, y el vacío legal a su alrededor ha sido aprovechado por algunas personas para ejercer una forma de violencia específica, casi siempre en detrimento de mujeres que dan por terminada una relación, que denuncian acoso “real”, o que, en casos más extremos, se atreven a tener una opinión propia. La difusión de su información personal (dirección, lugar de trabajo, direcciones de correo y números telefónicos privados) ha sido una forma de venganza que busca vulnerar la seguridad de una mujer, asustarla. Conviene aclarar, por si fuera necesario, que aunque no es lo mismo que el llamado cyber-bullying, que es un problema en sí mismo, es un ejemplo todavía más violento y brutal, pues busca dañar toda la imagen pública de la víctima, incluso involucrando a compañeros de trabajo, siempre que sea posible. En cada vez más y más sociedades se ha abordado el tema, y en fechas recientes, se ha buscado en México legislar para controlar el problema. En La Cuarta, nos unimos a la campaña de Movilización Nacional contra el Acoso Digital, que se llevará a cabo a lo largo de este fin de semana, en distintas ciudades del país. Además, habrá la actividad “Tendedero de la Violencia Digital”, para que quienes deseen compartir su experiencia de acoso digital como una forma de concientizar sobre sus implicaciones, o de evidenciar el daño que causa, puedan hacerlo. Estas son unas de las razones:

  • En México no se ha imputado ni sentenciado a ninguna persona que haya violentado a una mujer en espacios digitales, precisamente por las lagunas legales y el escaso conocimiento del derecho digital por parte de las autoridades correspondientes, las mujeres no cuentan con un entorno de confianza para denunciar.
  • Algunos estados de la república no tienen policía cibernética, tampoco capacitación en materia de derechos digitales.
  • Cuando se trata de una menor de edad la tipificación y protección es por el delito de pornografía infantil que es un delito que se persigue de oficio, pero cuando es una mujer mayor de 18 años a la que han obligado a desnudarse, han acosado y exhibido en redes sociales sin consentimiento NO EXISTE NINGÚN DELITO QUE PERSEGUIR.
  • 90% de los contenidos con violencia publicados en redes sociales, tienen como víctima a una mujer o niña.
  • Facebook no tiene reglas de privacidad que protejan la dignidad humana. La última política adaptada por esta red social para contrarrestar el daño por la pornovenganza es realmente alarmante.
  • Nos preocupa que Mark Zuckerberg haya decidido convocar a miles de mujeres con miedo a ser explotadas virtualmente a subir ellas mismas sus contenidos y de esta manera se le entregue nuestra intimidad a Facebook así la red social se apropia del contenido para cifrarlo de manera que nadie más pueda volver a hacerlo púbico, o sea quiere Facebook evadir su responsabilidad y crear el pack más grande del mundo resguardado por el algortimo de esta plataforma.
  • Existen medios de comunicación que reproducen contenidos íntimos sin consentimiento, justifican sus publicaciones bajo la libertad de expresión para dañar la dignidad de las mujeres al meter a su agenda de contenidos, notas como: “Niña de calzones pequeños y apretadita fue violada”, “Lady Oxxo”, “Maestra tiene relaciones con sus alumnos y los graba” que en su mayoría son fake news pero el daño que causa a las mujeres es irreversible.

Galería de carteles por Sede

 

Participa. Lleva tu captura impresa y visibilicemos juntas esta #ViolenciaDigital que #SíExiste y #SiDaña

#YoReconozco o el desfile de la impunidad

By | Análisis, Denuncia Pública, Redes Sociales | No Comments
Tiempo de lectura: 2 minutos

En días pasados inició el movimiento de denuncia pública #YoTambién #MeToo principalmente en Twitter aunque también a través de Facebook  donde muchas mujeres de diferentes latitudes y estratos sociales tuvieron la oportunidad de desahogar, compartir y revelar cómo han vivido el acoso sexual. Sé que este tipo de ejercicios ayudan mucho tanto en la introspección como en el proceso de superación. Poderlo expresar públicamente es un paso que requiere mucho valor.

Considerando que quienes hemos sido acosadas, el 99.9% ha sido por hombres, casi en paralelo surgió la ingenua idea de que ellos hicieran este ejercicio de reflexión sobre sus acciones a fin de tener el panorama completo. Con #YoReconozco iniciaron los mensajes donde varios hombres mencionaban los actos de acoso y violencia que efectuaron hacia mujeres que se cruzaron en su camino y de pronto parecía que “iba a funcionar”, no obstante, el resultado demuestra nuevamente que no, que el mundo está hecho para que ellos sean el centro de atención.

A cada confesión realizada, no importaba el grado de violencia ejercida, ellos recibían palmaditas de apoyo y gestos de aprobación. Prácticamente se les otorgaba una medalla por “la valentía” de reconocer lo que habían cometido (suponiendo que fueron acciones que dejaron de hacerse y son inexistentes en el presente). La dinámica terminó convirtiéndose en un desfile de impunidad, donde es claro que a ellos no se les complica contar sus acciones por muy horrendas que fueran, como eyacular dentro aun cuando el acuerdo fue que no o besar a la fuerza a una mujer solo porque él deseaba hacerlo o aprovecharse de la situación vulnerable de una amiga para “conquistarla” y mas y mas eufemismos para referirse a la violación. Una a una empezaron a aparecer en el historial estos relatos cortos que mas que demostrar arrepentimiento, nos contaban una gran osadía y muy mal disfrazada de culpa.

Este gran confesionario solo dejó en claro que la impunidad es lo que prevalece cuando de conductas violentas hacia las mujeres se trata, incluso se utilizó el hashtag para continuar dispersando mensajes misóginos y ninguno de los hombres que supuestamente estaban examinando sus propias conductas, hicieron algo al respecto. Se convirtió en un compendio de declaraciones del terror y no hubo ni sanción legal ni social hacia quienes las cometieron, solo “nuevas oportunidades”. Está claro que los hombres distan mucho de experimentar la empatía y que su visión del mundo está sesgada por los privilegios que les son otorgados solo por haber nacido varón.

Mientras las mujeres expusieron sus más profundas penas y dolor, los hombres nos demostraron que para ellos «así es y así será».

#YoTambien #MeToo

By | Acoso Sexual, Eco, Redes Sociales, Respuesta Pública | No Comments
Tiempo de lectura: 1 minuto

“Si todas las mujeres que hemos sido sexualmente acosadas o agredidas escribiéramos #YoTambién daríamos una idea de la magnitud del problema.”

Así es como inició una campaña para visibilizar el acoso que las mujeres vivimos todos los días. Su origen está en la denuncia pública sobre los casos de acoso sexual del que fueron víctimas varias mujeres en Hollywood como ejercicio de poder que Harvey Weinstein realizó como productor de cine, ya que a la suma de denuncias se agregaron las acusaciones hacia estas mujeres, aludiendo al discurso disculpatorio de siempre: “el productor, es una persona honorable” y al revictimizador sobre “qué casualidad que ahora TODAS fueron víctimas de este hombre, pero bien que se aprovecharon de él para obtener un papel en alguna película“.

La conversación sigue y ahora cuenta con testimonios individuales de los eventos de acoso que nos han sucedido porque -lamentablemente-, este tipo de violencias las vivimos las mujeres de todas las latitudes y entornos sociales.

¡YA BASTA!

 


A Sergio Zurita le molestan las mujeres o de cómo la ignorancia es atrevida

By | Análisis, Autodefensa, Cultura de la violación, Feminismo, Medios, Redes Sociales, Sexismo | No Comments
Tiempo de lectura: 4 minutos

Una queja constante de un gran segmento de la población contemporánea, más o menos ilustrada y más o menos con preocupaciones intelectuales/sociales/políticas, es el advenimiento de la muy temida “corrección política”. Como con muchas cosas a lo largo de la historia, y como con muchas ideas y movimientos, la llamada “corrección política” suele ser fuente de enojo y de temor por parte de individuos que ven una amenaza directa a sus circunstancias de vida, incluso si tales circunstancias no le favorecen en realidad. Además, esta molestia es profundamente flexible: mientras en un país como los Estados Unidos, con una población migrante que está a punto de ser mayoría, la queja de quienes ostentan un número de privilegios sociales, educativos, raciales y de identidad sexual contra la corrección política es que les impide usar un vocabulario que anteriormente les permitía referirse a las minorías con una serie de epítetos en contra de los cuales no protestaba nadie, porque no había suficientes voces en contra de tales prácticas, y porque ninguna queja, si la hubiera, tenía suficiente autoridad para imponerse. Pero que en México no haya una población tan diversa en lo racial como la hay más al norte, no quiere decir que haya menos personas que se lamenten de la imposición de la “corrección política” y las aparentes limitantes que le impone en la vida. Por ejemplo, “ya no” le permiten al individuo heterosexual, mestizo, con cierto poder adquisitivo, burlarse abiertamente del indígena, del homosexual, del pobre. Y aparentemente, esta “prohibición”, lejos de ser una cuestión de la más elemental cortesía o del más fundamental respeto, en realidad se trata de una imposición arbitraria, de una conspiración para acabar con su derecho a la disminución, la burla y la discriminación.

Pero hay otra arista en este prisma de persecución paranoica del individuo privilegiado: la que se refiere al profundo cambio social que, lenta pero indudablemente, se está gestando gracias al feminismo. Y en este sentido, abundan en México las voces que, cobijadas por la seguridad que otorga el privilegio, y bien entonadas por la valentía que otorga la ignorancia, decretan la muerte de la sociedad a manos de esas mujeres que se atreven a discordar, a protestar, a rebelarse, a no dejarse matar en silencio, a no dejarse abusar, ni controlar. Las mujeres, y especialmente las mujeres feministas, vamos a lograr acabar con el mundo antes de que los estragos del cambio climático lo hagan, o eso pareciera que temen todos aquellos pobres infelices que, temblando por el cambio que se gesta ante sus propios ojos, lanzan un grito desesperado para volver al status quo, a las buenas costumbres, a ese pasado idílico cuando las mujeres sabíamos cuál era nuestro lugar y lo aceptábamos serenamente.

Un muy nefasto ejemplo de estas actitudes se puede encontrar en el programa radiofónico “Dispara, Margot, dispara”  en la emisión del 7 de septiembre del año en curso, en el que Sergio Zurita, uno de los conductores, emite una serie de juicios, de tono burlón y profundamente ofensivo, en contra, inicialmente, de “cierto tipo” de mujeres, para seguirse en contra de todas, porque claro, las mujeres somos un colectivo uniforme, que nos comportamos y movemos en grupo, y que tenemos la misma intención detrás de nuestras acciones. El asunto que trae a colación las “quejas” del locutor es una imagen que se hizo viral en días pasados, la del cartel pegado afuera de una escuela, presumiblemente pública, que pide a las madres de familia que conserven “el decoro” en la vestimenta a la hora de recoger a sus hijos a la salida. Firmada cobardemente por “sus hijos”, el cartel en cuestión suplica “atentamente” a las madres se abstengan de vestir en shorts, faldas cortas, camisetas de tirantes y otras prendas reveladoras, pues además de que provocarán que los compañeros se burlen de sus hijos, se pueden hacer acreedoras a que se les falte al respeto. Porque como sabemos, el respeto no es un valor que un individuo otorgue a los demás en virtud de su simple existencia: no, el respeto, y sobre todo hacia las mujeres, es un premio al cual una se hace acreedora sólo si pasa las pruebas que los demás le ponen.

En una lección magistral de cómo empeorar una profunda muestra de sexismo y discriminación, y de cómo el hecho de ser hombre y no conocer del feminismo ni su definición en el diccionario más básico,  Zurita se queja de que las mujeres estamos a punto de declarar que es nuestro derecho dispararle en la cara a quien nos de la gana. Claro, siempre se podrá argumentar que es una exageración para demostrar un punto, pero incluso discutiéndolo, el punto que se pretende demostrar es una construcción muy pobre: que las mujeres nos atribuimos derechos que no nos corresponden. En una sociedad donde la violencia sexual contra las mujeres se ejerce casi sistemáticamente, donde el feminicidio se sigue cuestionando incluso frente a los siete asesinatos de mujeres al día, a Zurita le molesta que las mujeres nos salgamos del huacal y nos atribuyamos el derecho de matar a quien nos de la gana.

Y continua con su exposición de prejuicios y de ignorancia:

«Ya por ser mujeres creen que todo es su derecho, hasta vestirse como quieren»
«Eso no es feminismo, es estupidismo»
«Si tienen hijos su felicidad es lo más importante, y si van vestidas como pirujas, ellos sufren»
«Quieren ir vestidas como golfas y los niños de sexto ya traen las pilas bien puestas, obvio les van a decir cosas»
«o las van a insultar por guangas o por verse como pirujas»

Ahora bien: siendo México, por lo menos en el nombre, una democracia, es verdad que, dentro de ciertos parámetros legales, un individuo puede decir en público lo que le de la gana. Y en lo privado, puede pensar lo que quiera y también expresarlo. Pero cuando quien se ostenta como comunicador emite un mensaje que normaliza la violencia sexual, que degrada a una parte de la población, y que muestra con tanta claridad su enorme desconocimiento de un tema que pretende conocer (el feminismo), cabe preguntarse si está ejerciendo su profesión con la responsabilidad que amerita. Porque el señor Zurita puede opinar lo que quiera, pero su opinión no va a cambiar el derecho de las mujeres, y de todos los individuos para el caso, a vestirse como les de la gana, y a esperar que se respete la mínima garantía social de que se respete su decisión.

Sarahah no puede asegurar que tus comentarios honestos sean anónimos

By | Autocuidado, Ciberactivismo, Difusión, Legal, Noticias, Redes Sociales, Seguridad, Tecnología | No Comments
Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Tienes un minutito para leer sobre los términos de uso de las apps?

El posicionamiento de la empresa por medio de un tuit: “el equipo de Sarahah informa que el rumor sobre exposición de identidades del día 1 de agosto es falso”.

La reacción del público fue de alivio. Obviamente, muchas declaraciones de crushes misteriosos, insultos, toques -amistosos-, amenazas y comentarios constructivos después, sería una tragedia personal para muchos usuarios que se revelaran sus identidades tras hablar sobre otros de forma anónima.

Sarahah (traducido como “franqueza”, del árabe) es un sitio/app que permite a cualquier persona crear un perfil y recibir comentarios anónimos. Creado en Arabia Saudita, adquirió una popularidad absurda en el país (Brasil) y, en esta semana, se convirtió en la app más descargada en iPhone y Android. En el mundo, la app también está en la lista de las más descargadas, por encima de Instagram.

Con la popularidad, comenzaron también a surgir rumores sobre una posible filtración de las identidades. La distópica idea podría pertenecer a un episodio de Black Mirror, como publicó en Facebook el consultor de redes sociales Alexandre Inagaki:

“Un episodio de Black Mirror en que un programador crea una app que permite enviar mensajes anónimos para cualquier persona. Las personas sufren bullying, reciben mensajes nocivos, tienen relaciones intempestivas, etcétera. Una semana después, todos los posts enviados de forma anónima pasan a aparecer debidamente identificados. Junto con una novedad, un mensaje del desarrollador: ‘Una persona inteligente se decepciona una sola vez con un amigo’.”

Si estás en Sarahah, tu identidad no está protegida

La distopia propuesta está más cerca de volverse realidad de lo que piensas. Aunque la empresa asegura que no habrá revelaciones de identidades, el valor legal de un tuit es altamente cuestionable. Lo que vale realmente son las reglas descritas en los términos de uso de las aplicaciones. Y ahí, mi amigo, es donde importa.

Sarahah garantiza que mantendrá la privacidad y la confidencialidad de sus datos y que no expondrá a nadie, a menos de que exista una petición legal, para cumplir ciertas determinaciones legales o para defender o proteger los derechos de propiedad del sitio.

La empresa también dice que todas las información son recolectadas con consentimiento y no serán vendidas a tercero, a menos que autorices expresamente que estos sean parte de una masa de datos usada para estadísticas y búsquedas que no tengan algo que te identifique. Además, estas informaciones solo serán enviadas si son solicitadas por una autoridad u organización legal.

Cuando entras a Sarahah, tu IP de acceso es registrado, junto con tus datos, hora o tipo de navegador o el sitio que te llevó a ésta. Tus datos son almacenados por la empresa, aunque las condiciones no son claras, y también pueden ser utilizados para exhibir anuncios pagados por otras empresas. Segundo, Sarahah puede utilizar los datos sobre tus visitas al sitio y a otros sitios para ofrecer publicidad dirigida.

No hay nada, en los términos de uso y privacidad, que garantice el completo anonimato en la plataforma.

Comentarios anónimos y bullying

Sarahah no es la primera app con comentarios anónimos que aparece por ahí. En el pasado, Formspring, Ask.fm y, más recientemente, Curious Cat fueron del gusto de los adolescentes, principalmente, para recibir mensajes sin identificación.

Es divertido, claro. Pero las experiencias anteriores también demostraron que este tipo de plataforma es, también, un terreno fértil para agresiones virtuales, amenazas y ciberbullying. Sarahah afirma que el propósito es crear feedbacks positivos, pero también se separa de cualquier responsabilidad en caso de daños provocados por sus mensajes. Sus términos de uso afirman que cualquier consecuencia negativa de su uso es total responsabilidad de los usuarios.

Es importante recordar que en Brasil el Marco Civil del Internet obliga a los proveedores de aplicaciones a guardar registros; es decir, informaciones sobre IP, datos y lugar de acceso del servicio. Además, según el mismo Marco Civil, cada conexión tuya a Internet queda registrada, junto con los datos catastrales del proveedor de Internet.

Las informaciones de ambos y el tipo de registro pueden ser accederse por orden judicial y, cruzando ambos, es fácil saber el nombre y otros datos personales con la IP que uso la app a determinada hora.

También recuerda que tú te comunicas con las personas de Sarahah usando un link, que identifica a cada usuario. Por eso, dependiendo de las configuraciones del navegador y con quién estés hablando, queda registrado el historial de navegación, algo que no pasa con ningún otro tipo de chat.

Si no se quiere parar aquí, hay más: tú bajas la app de PlayStore o App Store, que debe tener tu e-mail y, a veces, hasta tu tarjeta de crédito. Bien, digamos entonces que, con todos estos rastros, el anonimato no llega lejos.


Este texto es una traducción del texto “Nem o Sarahah garante que seus feedbacks honestos são anônimos” de Coding Rights, publicado por el Huffington Post Brasil el 4 de agosto de 2017.

Acciones para existir de manera sana y segura en los espacios digitales

By | Autocuidado, Autogestión, Ciberactivismo, Educación, Feminismo, Guías, Redes Sociales, Seguridad, Tecnología | No Comments
Tiempo de lectura: 1 minuto

El pasado 27 de julio asistí al FemHack, un evento impulsado por SocialTIC a través de Ciberseguras. El arranque fue maravilloso: mediante un ejercicio de introspección compartimos nuestras experiencias, miedos y prácticas de uso en Facebook. Entre los relatos de las asistentes hubieron grandes coincidencias y se revelaron algunas prácticas –un tanto complicadas– como mantener 2 o mas perfiles para filtrar contactos y contenido.

Punto de partida.

Ya usamos la plataforma, es parte de nuestras actividades cotidianas desde hace varios años, por eso la importancia de conocer y comprender cómo funciona, identificar los cambios que se le realizan y aprender a usar la configuración del perfil de acuerdo a nuestras necesidades, porque la autogestión y el autocuidado son nuestras acciones para existir de manera sana y segura en los espacios digitales.

Como parte del ejercicio principal de revisión sobre nuestros hábitos de uso y evaluar la depuración del contenido que tenemos en ese servicio, iniciamos con identificar qué es lo que nos preocupa de usarla hasta medir qué tanto de lo publicado debería continuar ahí.

Acá les compartimos el ejercicio:

Puedes descargarlo aquí.

Tómate un tiempo para revisar tu perfil y tu actividad para que elijas qué dinámicas modificar y cuáles conservar.  Visita frecuentemente la sección de configuración, las aplicaciones a las que les has dado autorización para que usen tus datos personales otorgados a Facebook y las sesiones que tengas abiertas. Compártenos tus tips de seguridad también.

La buena noticia, es que hay mas opciones para socializar que FB y en próximas notas las describiremos.