Las madres trabajadoras benefician a sus hijas e hijos

Escrito por 1 junio, 2018Estadísticas
Las madres trabajadoras beneficia a hijas e hijos Tiempo de lectura: 2 minutos

Estados Unidos. Ese país que muchos quieren creer que es la cuna de todas las libertades y del progreso, pero… muchas veces las cosas no son como parecen.

En cuestión de progreso para las mujeres, por ejemplo, existen muchas situaciones en las que muchas de ellas deben luchar día a día no sólo con las dificultades comunes de la vida diaria, sino con las actitudes que hacia esas actividades tienen otras personas.

Por ejemplo, recientemente se reveló que en Estados Unidos unas 25 millones de madres viajan, trabajan y progresan en sus carreras gracias a su esfuerzo, además de, obviamente, seguir criando a sus hijos (idealmente no solas, pero muchas definitivamente como madres solteras).

Sin embargo, un tercio de los estadounidenses, según un estudio de 2015 de Pew Report, a pesar de que las madres trabajadoras son una realidad y para muchas es necesario trabajar, consideran que la situación ideal para los niños más pequeños es aquélla donde las mujeres no trabajen en lo absoluto.

No se puede comprender cómo en pleno 2018 existen ideas así, además de que no se considera la situación económica de las madres que trabajan, pues quizá no es una opción, sino una necesidad. Y, evidentemente, no se dice lo mismo de los padres: sólo 4% dice que los padres no deberían trabajar cuando tienen niños pequeños.

Beneficios de las madres trabajadoras

Pero, les guste o no que las mujeres trabajen, los beneficios para los hijos no sólo son económicos. Investigaciones más recientes (de abril) encontraron que los hijos de madres trabajadoras llevan al crecer una vida diferente que los de madres que se quedan en casa y no realizan ningún trabajo externo, pagado (porque las labores del hogar SON trabajo).

Sobre todo las niñas: las mujeres que crecieron con madres trabajadoras tienen a su vez carreras (mucho más que quienes no) y también tienen trabajos mejores y con mayor paga (23% más de sueldo, para ser exactas).

Además, estos resultados también se reflejan de forma similar en países desarrollados, pues 21% de las mujeres cuyas madres tenían trabajos de supervisión tienen un mejor sueldo, comparado con 18% de las que tuvieron madres que no trabajaron externamente.

Los hijos, por otro lado, se vuelven hombres que hacen más labores de la casa y cuidan más de sus hijos si sus madres tuvieron una carrera: ocho horas a la semana más que los hijos de madres que no trabajaron fuera de su hogar.

Y no es de extrañar: al parecer los hijos que madres trabajadoras tienen puntos de vista más igualitarios, sobre todo si ven que ambos padres trabajan y se reparten las labores del hogar equitativamente.

No significa, en ningún modo, que las madres que trabajan externamente, por un pago, sean “mejores” que las que trabajan administrando las labores de la casa. Simplemente esta investigación sirve como un ligero empujoncito de ánimo a aquellas madres que dejan a sus hijos todas las mañanas pensando si no los estarán dañando o siendo “malas madres” como les dicen algunos. No es así. Pasa justo lo contrario.

Karina Velázquez

Author Karina Velázquez

Más artículos de Karina Velázquez

Deja un comentario