Porrúa, su campaña ‘inclusiva’ y por qué fue un gran paso en falso

Escrito por 8 febrero, 2019Educación
Porrúa, su campaña 'inclusiva' y por qué fue un gran paso en falso Tiempo de lectura: 3 minutos

Para estos momentos, estoy segura, ya muchos sabrán de la gran equivocación que cometió la empresa Porrúa, dueña de librerías en la Ciudad de México, tratando de mostrar “conciencia social”. Pero me permito en este artículo hacer un símil con otra campaña social que quizá les aclare todo a quienes todavía no comprenden cuál es el problema.

Por si no conocen el caso, un poco de contexto: desde finales de 2018, como ya sabemos todos y comentaba en otro post, se conocieron con cada vez más frecuencia casos de mujeres que en el Metro de la Ciudad de México y sus inmediaciones estaban denunciando intentos de secuestro.

Ante esto algunas empresas comenzaron a ofrecerse como espacios seguros para que mujeres que se sintieran vulnerables o inseguras pudieran refugiarse en sus instalaciones.

Y acá llegó la intervención errónea de Porrúa quien, tratando de aprovechar la ocasión como oportunidad de promoverse, desvió toda la atención ante su errónea aproximación al tema y luego con su “disculpa” que no fue disculpa.

Por qué Porrúa se equivocó con su campaña promocional

Con ese texto, con etiquetas como #NadieMenos #TodosMerecemosProtección y #NiUnoMenos cometieron el mismo error y la misma insensibilidad que en otros lares han proyectado hacia otro tipo de campañas que tratan de sensibilizar hacia la problemática aguda sufrida por un grupo en particular, por ejemplo, en Estados Unidos, #BlackLivesMatter o, traducido libremente, Las Vidas Negras Importan.

Esa campaña, Black Lives Matter, surgió ante el hecho de los tratos desiguales y las muertes desproporcionadas de personas negras, sobre todo a manos de la policía: un grito desesperado para decir que dejaran de matarlos.

Lo mismo ocurre con etiquetas y campañas como #NiUnaMenos. Es un hecho que la violencia en México ha aumentado, que las muertes de todo tipo son alarmantes, pero también es cierto que las mujeres están padeciendo tipos de violencia extrema, que además es minimizada por autoridades y por gran parte de la sociedad en muchas situaciones.

El esfuerzo de años por visibilizar la situación es porque precisamente hasta hace pocos años los casos no eran tan visibles. A raíz de los más recientes del Metro de la Ciudad de México la misma Jefa de Gobierno de la Ciudad de México afirmó que “en la última década y de manera paradójica, han aumentado las tasas de violencia contra las mujeres y han proliferado formas cada vez más crueles de agresión hacia ellas”.

Decir #NiUnaMenos no significa ‘excluir’ a víctimas de otros tipos de violencia o que esa otra violencia no existe. Tampoco que la atención solo debe de ser hacia mujeres. No es así. Como bien lo afirmó alguien en Facebook, descalificar esas etiqueta y campaña es tanto como ir a una marcha contra el cáncer a gritar “¡pero el SIDA también importa!”

Cuando se expresan frases como #TodosMerecemosProtección, aparte de una obviedad, se está acallando el grito particular y específico de las mujeres para, precisamente, se les dé iguales garantías y protección que a todos, para empezar, que puedan circular en todos los espacios sin recibir violencia alguna, ni de palabra, intención u obra.

Pedir igualdad, pedir derechos similares no quita nada a nadie: únicamente solicita que se generen medidas para que no se hagan de lado las múltiples denuncias y problemáticas que las mujeres hemos estado denunciando POR AÑOS, pero que sólo han comenzado a hacerse más visibles gracias a nuevas herramientas de comunicación, como las redes sociales.

Así que, Porrúa: su campaña muestra y mucho que en su staff o en su agencia de publicidad tienen a muy poca gente que tenga en su cabeza una perspectiva de género, que sepa comprender y que no caiga en esto:

¿Ya comprendieron? Espero, en serio, que sí…

Karina Velázquez

Author Karina Velázquez

Más artículos de Karina Velázquez

Deja un comentario